¿Necesitas más información?
    ¡Te contactamos!

    Antes de enviar el formulario lee nuestra política de privacidad

    Responsable de datos: Nanny Mandarin, Finalidad: Responder a solicitudes del formulario, Legitimación: Tu consentimiento expreso, Destinatario: Nanny Mandarin Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos

    He leído y acepto la política de privacidad.

    No, gracias

    Regresión del sueño en niños: causas y consejos de cómo gestionarlo

    Regresión del sueño: ¿Qué es?

    Se denomina regresión del sueño a aquel período de tiempo en el que un bebé que hasta entonces dormía bien empieza a despertarse por las noches, presenta dificultades para conciliar el sueño, se despierta antes de lo habitual o duerme menos siestas.

    Por lo general las regresiones del sueño tienen una duración aproximada de entre 2 y 6 semanas. 

    Luego de este tiempo los patrones del sueño suelen volver a la normalidad.

    ¿Por qué ocurren las regresiones del sueño?

    Justo cuando parecía que nuestro hijo o hija comenzaba a alargar las horas de sueño … ¡Zaz! otra vez los despertares en medio de las noches, las dificultades para dormir o la negación ante la hora de la siesta. 

    Aunque este panorama pareciera indicarnos que estamos dando pasitos hacia atrás, en realidad se trata de un proceso relacionado con la evolución del bebé y es totalmente normal.

    La regresión del sueño se produce a medida que el bebé va alcanzando procesos madurativos.

    Aunque no todos los niños presentan regresiones del sueño, sabemos que es algo extremadamente frecuente.

    Una de las causas más comunes son los llamados “hitos del desarrollo”. 

    ¿Qué son los hitos del desarrollo?

    Son esas habilidades o conocimientos nuevos que el niño/a comienza a adquirir según su madurez, como por ejemplo:

    – Aprender a gatear

    -Poder girar o darse vuelta

    – Lograr ponerse de pie

    – Aprender a caminar

    – Comenzar a hablar

    – Incorporar nuevos alimentos

    Es entonces cuando el niño o niña comienza a adquirir conocimientos o destrezas que le generan mayor interés que el de dormir.

    Es esperable, claramente, que las nuevas experiencias provoquen excitación, lo cual no contribuye a la hora de conciliar el sueño.

    Como hemos mencionado anteriormente, las regresiones del sueño por hitos del desarrollo suelen ser las más comunes y aunque la palabra “regresión” tenga una connotación negativa, (retroceso), en realidad estamos hablando de avances en el crecimiento del niño/a.

    También existen, por supuesto, otros motivos.

    La regresión del sueño debido a cambios externos es otro de los factores frecuentes. En este caso se trata de cambios, alteraciones o problemas en el entorno del niño/a, que afecta o incide en los ciclos del sueño. 

    Por ejemplo:

    – Regreso al trabajo del padre, madre o cuidador

    – Ingreso a la Escuela infantil/colegio

    – Llegada de algún/a hermanito/a

    – Mudanza

    – Divorcios

    – Alguna situación traumática

    ¿Cuántas regresiones del sueño existen?  

    Desde el nacimiento hasta aproximadamente los dos años, lo niños y las niñas suelen transitar alrededor de seis regresiones del sueño:

    – A las 6 semanas

    – Entre los 3 y 4 meses

    – Entre los 8 y 10 meses

    – A los 12 meses 

    – A los 18 meses

    – A los 2 años

    Debemos tener en cuenta que no todos los peques presentan los mismos comportamientos en cada momento, así como tampoco todos los niños transitan todas las regresiones. 

    Cada cual evoluciona a su ritmo y el contexto familiar es sumamente importante a la hora del acompañamiento y el cuidado.

    Regresión del sueño: ¿Qué ocurre en cada etapa?

    Regresión del sueño a las 6 semanas:

    En esta etapa los bebés suelen transitar un pico de crecimiento. Sus necesidades de alimentación aumentan y la producción de leche materna se irá adaptando a este cambio de demanda.

    Por otro lado, el bebé comienza a interactuar más con el mundo lo que provoca una mayor estimulación. 

    El cansancio le provocará malestares. Probablemente lo notaremos algo irritable o angustiado, y le costará mayor trabajo conciliar el sueño en sus siestas o por las noches.

    Regresión del sueño entre los 3 y 4 meses:

    Esta regresión es la más común y es diferente a las demás. 

    Se debe a un cambio en su ritmo biológico del sueño: pasa de tener 2 fases a 4 fases. Por lo tanto más fases de sueño ligero y mayor probabilidad de despertarse.

    Es la única regresión que no se pasa sola, es decir, que no necesita de un apoyo puntual, sino de un cambio de hábitos.

    Generalmente el bebé se despierta en intervalos de una hora, le cuesta mucho conciliar el sueño, aumenta su irritabilidad y como consecuencia sus llantos y las siestas comienzan a ser más cortitas.

    Regresión del sueño entre los 8 y 10 meses: 

    Esta regresión suele estar vinculada con un gran desarrollo cerebral.

    Es una etapa en la que por lo general se producen grandes cambios físicos, emocionales y cognitivos: 

    – Comienzan a gatear, por lo que querrán practicar hasta en las noches.

    – Experimentan ansiedad ante la separación.

    – Algunos/as peques lograrán ponerse de pie.

    – Empiezan a aparecer algunos dientes (o incluso nuevos, en caso de que ya hayan salido).

    – Comienza (o se refuerza) la alimentación complementaria.

    – Las siestas pasan de ser tres a dos, lo cual produce un sobre cansancio al finalizar la tarde.

    Es común que notemos irritabilidad durante el día, aumento de despertares nocturnos y tomas de leche y dificultad o quejidos a la hora de irse a dormir.

    Regresión del sueño a los 12 meses:

    Alrededor del año de edad los y las peques aprenden a dar sus primeros pasos. Empiezan a caminar, solos o con ayuda. Esto hace que aumente su actividad y excitación durante el día, por lo cual el momento de relajarse puede tornarse un poco más difícil.

    Es común que se pongan de pie dentro de su cuna, por lo que debemos estar un poco más atentos a su cuidado.

    Con respecto a la vincularidad, suelen volverse más sociables. Comienzan a notar que muchas cosas que hacen nos provocan risas, por lo que las repiten una y otra vez.

    Fisiológicamente el crecimiento se realentiza y es posible que tengan menos apetito durante el día, impactando en las noches con mayor necesidad de tomas y despertares.

    Con respecto a sus siestas, generalmente duermen dos al día, pero con mayor resistencia. Prefieren estar activos y despiertos aunque esto sea contraproducente llegada la hora de conciliar el sueño por las noches.

    Regresión del sueño a los 18 meses:

    Esta regresión suele durar entre dos y seis semanas.

    En esta etapa suele producirse la segunda ansiedad por la separación.

    El niño/a suele expresarse mucho mejor y aparecen las primeras palabras, por lo cual su cerebro se encuentra más activo.

    La independencia es un rasgo de este período: aprenden a hacer cosas por sí mismos como beber agua de una taza, coger una cuchara, etc.

    La siesta suele disminuir a una sola al día, por lo cuál es esperable que lleguen más cansados a la noche.

    Notaremos que, aunque se encuentre muy cansado, se resistirá a dormir su siesta.

    Es probable que aumente la cantidad de despertares y que luche a la hora de dormir.

    Regresión del sueño a los 2 años:

    A los 24 meses se producen grandes avances en la personalidad del niño o niña.

    Suele ser la época de los “no” y comienzan también las famosas rabietas.

    Se produce también un hito muy importante: gran desarrollo del lenguaje.

    Es frecuente que se resista más a la hora de ir a la cama, ya sea por las noches o en sus siestas. 

    Normalmente comienzan los primeros miedos: a los monstruos, a la oscuridad, etc. y junto con ello las primeras pesadillas.

    Regresión del sueño: ¿cómo ayudar a nuestros hijos?

    ¿Qué hago durante la regresión del sueño?  ¿Por qué mi bebé se duerme y se despierta enseguida? ¿Cuándo va a dormir toda la noche de corrido? ¿Por qué mi bebé tiene sueño pero no se duerme? 

    Muchos de estos interrogantes seguramente resuenen entre madres, padres o cuidadores de niñas y niños pequeños.

    Si bien no existe una respuesta concreta ante cada una, debemos saber que las crisis o regresiones del sueño son esperables y comunes en casi todos los peques y que también terminan.

    Además de amor, acompañamiento y ¡mucha paciencia!, te compartiremos algunos consejitos que deseamos sean de mucha ayuda a la hora de afrontar las regresiones según cada etapa:

    – TIPS regresión del sueño de 6 semanas:

    a) Crear un ambiente propicio (oscuridad y silencio) para que el bebé pueda dormir más horas por día.

    b) Durante las horas más cercanas a la noche, es ideal reducir estímulos como pantallas, luces, ruidos, visitas.

    c) Depende el niño o niña, un baño calentito y unos masajes pueden ser de gran ayuda para conciliar el sueño.

    -TIPS regresión del sueño de 3 / 4 meses: 

    a) Comenzar a marcar rutinas y hábitos del sueño.

    b) Observar al bebé intentando que no llegue a sobre cansarse, ayudándolo a descansar cuando lo necesite.

    c) Estar atentos a que se encuentre en una temperatura agradable, que su pañal esté limpio y que no tenga sed o hambre.

    d) Lograr que duerma en un ambiente oscuro es ideal para la segregación de melatonina.

    TIPS regresión del sueño de 8 / 10 meses: 

    a) Practicar las nuevas destrezas o habilidades que va adquiriendo (como gatear o ponerse de pie o tumbarse) durante el día. Esto provocará que tenga menos deseos de hacerlo durante la noche.

    b) Evitar el uso de pantallas o cuestiones que puedan sobre estimularlo en horarios tarde-noche.

    c) Evitar intervenir si observamos que comienza a gatear durante la noche, asegurándonos previamente que el ambiente sea seguro para que no corra peligro de lastimarse.

    d) Las rutinas a la hora de ir a la cama son importantes, pero tenemos que tener en cuenta que una vez adquiridas, modificarlas puede resultar contraproducente.

    TIPS regresión del sueño de 12 meses: 

    a) Aumentar las actividades de juego y exploración durante el día.

    b) Respetar las siestas que necesite, no reducirlas ni eliminarlas.

    c) Si despierta por las noches y comienza a caminar, (sin llorar o reclamarnos), asegurarle un ambiente cuidadoso y fuera de peligros para que pueda hacerlo.

    TIPS regresión del sueño de 18 meses: 

    a) Asegurarnos de mantener las rutinas en sus noches y durante sus siestas.

    b) El ambiente nocturno es crucial en esta etapa, que el niño/a se encuentre cómodo y relajado.

    c) Tener en cuenta que la alteración o modificación de su siesta, incidirá en su dificultad para conciliar el sueño o en la hora a que acostumbra a despertar.

    TIPS regresión del sueño de 24 meses: 

    a) Las rutinas del sueño son muy importantes. En esta etapa quizás sea recomendable incluir actividades agradables que al niño le gusten, como por ejemplo contarle un cuento.

    b) Hacerlo partícipe de las decisiones a tomar a la hora de ir a dormir: ¿qué libro deseas que te lea? ¿que pijama quieres usar hoy?

    Mas allá de las particularidades de cada etapa ¡y de cada niño o niña en cuestión!, ya que no existen recetas mágicas que funcionen con todos por igual, debemos recordarnos (quizás a modo de lista en algún lugar donde podamos verla con facilidad):

    -Ser flexibles. Las regresiones del sueño son temporales.

    – Pedir ayuda. No tenemos por qué saberlo todo.

    – Ayudar a nuestros peques a relajarse. Y también encontrar nuestros espacios de descanso y relajación.

    – Repasar las condiciones propicias para un buen descanso: temperatura, oscuridad, higiene, pocos estímulos nocturnos, etc.

    – Intentar descansar en sus momentos de descanso.

    – Recordar nuevamente que esta situación es temporal.

    – No descartar la consulta con algún pediatra o especialista. A veces las regresiones del sueño no cesan o se intensifican y pueden deberse a otros motivos.

    Gestión emocional para familias 

    Los períodos en los que nuestros ciclos del sueño se ven afectados por las regresiones del sueño de nuestros hijos o hijas, muchas veces nos desestabilizan.

    No podemos pensar con claridad, nos encontramos irritables, angustiados, agotados y hasta con culpa.

    Como personas adultas, logar un buen acompañamiento, empatía y cuidado para con nuestros peques, implica que reflexionemos  y revisemos constantemente cuestiones que tienen que ver con nosotros mismos.

    ¿Sabemos identificar nuestras propias emociones? ¿Somos capaces de expresarlas?

    ¿De qué manera gestionamos nuestros estados de ánimo como la ira, la tristeza, el enfado o la culpa? ¿Desde qué lugar tomamos decisiones?

    ¿Somos conscientes de cómo respondemos cuando nuestro hijo/a no responde como nos gustaría?

    ¿Realmente somos capaces de mantener una escucha activa con nuestro hijo?

    Es probable que a nosotros no nos hayan enseñado cómo gestionar nuestras emociones, por lo cual, en momentos de crisis o de mucho cansancio, se nos vuelve una tarea ardua brindar la contención que nuestro peque necesita y al mismo tiempo lidiar con nuestra propia frustración.

    Hoy en día existen muchísimas terapias dedicadas a la educación emocional y siempre estamos a tiempo de acercarnos a indagar.

    Por el momento, compartimos un link con un artículo muy interesante sobre “Inteligencia Emocional para Padres” para que quienes gusten puedan ahondar un poquito en el tema:

    https://www.psicochamos.com.ve/wp-content/uploads/2019/01/Inteligencia-emocional-para-padres.pdf

    El camino de la educación real nunca es perfecto, pero sí creemos que tiene que ser andado y desandado desde el amor, la empatía, el respeto, la escucha, el diálogo y la observación constante para con los otros y para con nosotros mismos.

    The author didnt add any Information to his profile yet

    hla

    mamma Proof

    https://nannymandarin.com/wp-content/uploads/2018/01/mama-proof-nanny-mandarin.png

    Footer sidebar 4

    There is no widget. You should add your widgets into Footer sidebar 4 sidebar area on Appearance => Widgets of your dashboard.