¿Necesitas más información?
¡Te contactamos!

Antes de enviar el formulario lee nuestra política de privacidad

Responsable de datos: Nanny Mandarin, Finalidad: Responder a solicitudes del formulario, Legitimación: Tu consentimiento expreso, Destinatario: Nanny Mandarin Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de sus datos

He leído y acepto la política de privacidad.

No, gracias

La Maternidad: ¿un mundo color de rosa?

Muchas veces vemos en las revistas, en la televisión o incluso en las redes sociales,imágenes de prototipos de mujeres exitosas. Ellas trabajan, se ocupan de los quehaceres domésticos, atienden a sus niños y además ¡sonríen!
Y nosotras nos preguntamos:¿ cómo es que se hacen el tiempo para arreglarse, ir al gimnasio, para verse tan bellas y relajadas? Por más intentos que hagamos en acomodar nuestra agenda, no encontramos espacio para cumplir con todo lo que se le suele demandar a una madre: que haga de todo y que lo haga bien.
Entonces caemos en la tentación de buscarlo en google…

Ser madre

 

¿cómo ser una buena madre?

Una de las respuestas con las que me topé, cuando lo hice, se encontraba desplegada en una lista de “tips” tales como:

  • Escúchalos con atención
  •  Acredita sus emociones
  • Deja que se expresen libremente
  • No olvides que eres su modelo a seguir
  • Ten paciencia
  • Pon límites
  • Adáptate a ellos
  • No tengas discusiones con tu pareja frente a ellos
  • No lo malcríes
  • El exceso de disciplina no es recomendable
  • Hazte tiempo personal
  • Mantén tus amistades
  • Cuida a tu pareja
  • Fomenta la comunicación entre vosotros.

Debo reconocer que a medida que mis ojos bajaban de renglón para leer el consejo que le seguía, mi memoria se activaba recordando cada momento donde había actuado exactamente de manera opuesta.

Leer más

Ser madres hoy. Cayendo a la realidad.

Nos frustramos, nos llenamos de culpa y nos enojamos con nosotras mismas.
La sociedad vive imponiendo a raudales “modelos de”, y cuando no encajamos con alguno de estos ideales, nos sentimos literalmente al margen.
¿En qué fallamos? ¿Qué estamos haciendo mal?
Nada.
Si bien es cierto que para todo existe cierto grado de parámetros que hace que podamos diferenciar lo nocivo de lo saludable, entre un extremo y el otro en una paleta de colores, conviven una enorme variedad de diferentes gamas.
No todo es color de rosa.

El rol de la madre

Ser madre es uno de los tantos roles que ocupa una mujer, pero de ningún modo es lo que la define como sujeto.
Soy madre Y soy pareja Y soy amiga Y soy esposa Y soy profesional y…y…y…
Soy madre porque lo siento, porque lo elijo, porque lo deseo, porque lo disfruto, porque pude, porque…porque…porque…
Pero también tengo el derecho a no disfrutarlo todo el tiempo, a sentirme desbordada o agotada en ocasiones, a pensar a veces que simplemente no puedo con esto.
Muchos son los factores que atraviesan a las mujeres en la maternidad: la posición socio-económica, el contexto actual que la rodea e incluso la crianza que haya tenido de pequeña.

madres de hoy

¿Y el padre?

Cuando se habla de “hijos”, inevitablemente aparece la palabra mamá, casi en primer puesto. Pero el padre, ¿Qué función cumple?
Como sociedad aún seguimos muy poco preparados para que la crianza se realice de forma conjunta y equitativa. Generalmente los padres (no en todos lospaíses, pero sí en la mayoría), cuentan con pocos días de licencia por nacimiento.
Ellos retoman sus actividades laborales y somos nosotras quienes (sobre todo en los primeros meses de vida del bebé), nos quedamos cuidando de ellos.
De repente nuestro universo se ha modificado de forma drástica casi de un día para el otro. Tenemos la responsabilidad del cuidado de otro ser que nos necesita, nuestro cuerpo sufre cambios, así como nuestras rutinas y nuestras prioridades.
Para poder llevar a cabo la crianza de un niño, es necesario que haya continua comunicación entre la pareja, apoyo emocional mutuo y sobre todo que el rol paterno no sea de mera “ayuda o colaboración” sino que la crianza sea compartida.

Instinto materno: entre el deseo innato y la imposición social.

Muchas mujeres afirman sentir o haber sentido en algún momento de su vida el conocido “instinto maternal”.
¿De qué se trata esto?: Se lo asocia a ese “llamado” que impulsa a las mujeres a querer tener hijos, como también, luego de haber dado a luz, a esa capacidad de respuesta de la madre frente a las necesidades de su bebé.
Por su parte la ciencia también ha hecho investigaciones sobre este tema y se ha observado, en experimentos de laboratorio con ratones, un incremento de oxitocina, (conocida como la “hormona del amor”), en los roedores hembra madres. Tal es así que al provocar el llanto en ratones bebés, las hembras no madres, reaccionaban devorando a las crías, mientras que las hembras madres respondían protegiéndolas. Entonces se les inyectó a las vírgenes una dosis de oxitocina, lo que provocó una modificación en su conducta: en lugar de devorarlas, comenzaron a cuidar de ellas al escucharlas llorar.
De todas formas, si bien es cierto que datos como éste, nos llaman la atención y resultan interesantes, resulta complejo poder hacer un paralelismo con la raza humana. Si hay algo en lo que coincidimos todas las especies es en el instinto de supervivencia, tanto individual como colectivo, pero no se ha podido comprobar, al menos hasta ahora, que el instinto materno sea algo innato y común a todas las mujeres.
Los seres humanos estamos condicionados por la sociedad en la que vivimos, su cultura, sus religiones, idiomas, su sistema de creencias.
La mayoría de las cosas que afirmamos que “son así” con tanta naturalidad en nuestra vida cotidiana, en realidad forman parte de innumerables construcciones sociales que fueron y seguirán siendo transmitidas de generación en generación.
Entonces volvamos a la pregunta: ¿es el instinto maternal un factor biológico inherente a todas las mujeres o es algo impuesto por la tradición para ser consideradas normales?
Si bien las aguas están bastante divididas, yo me inclino más por lo segundo.
De ningún modo es mi intención desacreditar a aquellas personas que lo hayan experimentado, por el contrario, es intentar quitar un poco de peso y culpa, a quiénes no lo hayan vivenciado.

Simpatía versus Empatía

¡Sonríe para para la foto!
Es uno de los momentos más felices en la vida de las mujeres, y tenemos que estar sonrientes. No hay alegría mayor que traer un hijo al mundo. Los hijos son bendiciones. Ahora que tengo un hijo, me siento una mujer completa. La misión de las mujeres es la de criar niños.
Cuántas veces nos encontramos escuchando frases como éstas, y reproduciéndolas también.
Es cierto que al tener un hijo, de pronto, una se encuentra con emociones y sentimientos generalmente asociados al amor, que son muy difíciles de explicar y que se viven de manera muy intensa, pero también es verdad que luego del parto, se produce una revolución hormonal, cambios en el cuerpo, en los ciclos de sueño, en la alimentación y en un sinfín de cuestiones que cada mujer vive de manera personal y diferente.
La “depresión post parto” es un trastorno que suele afectar a las madres luego de dar a luz y que trae consigo sentimientos de angustia, ansiedad y cansancio, entre otras cosas, dificultando el cuidado y atención que requiere tanto ella como el recién nacido en el día a día.
Por eso es importante que podamos compartir experiencias con otras mujeres pero sin juzgarlas. Cada una vive su maternidad de forma única, y muchas veces nos encontramos en estados de mucha vulnerabilidad debido a la enorme cantidad de cambios que sufrimos tanto en nuestro cuerpo, como en nuestra vida cotidiana.
Ya contamos con un mandato social que frecuentemente nos señala “cómo deben ser las cosas”, “qué está bien y qué está mal”, “cómo debemos comportarnos”, intentemos entonces deconstruirlo reemplazando un poco la simpatía de resultar ser agradables con y para los demás, por la empatía, intentando ponernos realmente en el lugar del otro: el lugar de las mujeres que son madres solteras, las mujeres que están en pareja con otras mujeres, las que deciden adoptar, las que trabajan, las que no lo hacen y eligen ocuparse enteramente de sus niños, las que hacen lo que pueden porque no tienen mucha elección, y las que deciden no ser madres, también.

Avatar

The author didnt add any Information to his profile yet

hla

mamma Proof

https://nannymandarin.com/wp-content/uploads/2018/01/mama-proof-nanny-mandarin.png

Footer sidebar 4

There is no widget. You should add your widgets into Footer sidebar 4 sidebar area on Appearance => Widgets of your dashboard.